LA HIDRATACIÓN EN EL DEPORTE

Nuestro cuerpo está compuesto por un 60% de agua repartido entre órganos, músculos y huesos. El agua colabora en nuestra digestión, regula la temperatura corporal, favorece el transporte de nutrientes, mantiene la presión sanguínea, ayuda a la respiración, etc. Por ello, cualquier persona que realiza algún tipo de ejercicio físico debe tener en cuenta que debe beber agua en cantidades suficientes para reponer los líquidos perdidos durante el esfuerzo.

Kirolarien kasuan, ura bereziki onuragarria da, organismoa tonifikatzen baitu eta gorputzak bere gantz erreserbak energia bihurtuz erabiltzea ahalbidetzen baitu. Gainera, azala eta muskuluak hidratatzen ditu, azal leuna eta muskulu-masa sendoa eta elastikoa emanez.

Durante la actividad física los músculos trabajan y se produce un creciente calor que hace aumentar la temperatura corporal. Esta temperatura corporal también puede incrementarse debido a factores ambientales. La eliminación de ese calor se hace, principalmente, a través del sudor. Esto puede llevarnos a una deshidratación, por lo que es fundamental reponer esos líquidos perdidos.

Deshidratazioaren ondorioak kirolari batengan izan daitezke, besteak beste, errendimendua gutxitzea, giharretako mina, buruko mina, goragalea eta baita kontzientzia galtzea ere. Ura nahikoa da hidratatzeko ariketa 40-45 minutu inguruko aldi laburretan egiten bada. Ariketa luzeagoa izango bada, hobe litzateke urari karbohidratoak edo gatz mineralak gehitzea.